Trabajo, trabajo

En la semana paso unas 42,5h trabajando (con descansos para comer), suponiendo que salga a la hora todos los días, lo que ocurre normalmente, con alguna excepción. Ya que es la actividad que ocupa más horas de mi tiempo… ¡es una bendición que esté contento en el curro! Se cumplen las tres condiciones para que el trabajo sea satisfactorio:

1. Buen jefe: Un jefe, como líder, tiene que ser alguien válido, exigente, pero considerado. Así es mi jefe, le gusta lo que hace, lo hace bien y sabe transmitir la importancia de un trabajo bien hecho. Además, se esfuerza por conciliar las necesidades de la oficina con las preferencias del trabajador y es cercano y accesible. ¡En definitiva, no me puedo quejar!

2. Creer en el objetivo común. La misión de ayudar a las empresas españolas a  tener éxito en Ghana, es un objetivo con el que es muy fácil alinearse… no es como trabajar en un banco o de asesor financiero 😉 Máxime cuando mucho de lo que están haciendo las empresas españolas aquí es muy necesario y beneficioso para el país. Por ejemplo, ayer mismo estuve con españoles que están haciendo una desalinizadora, otros que están modernizando hospitales, y otro que está supervisando la construcción de una subestación eléctrica.

3. Variedad en vez de rutina. A menudo tenemos que salir a realizar trabajo de campo: entrevistarnos con empresas locales, visitar instituciones, en definitiva, reunirnos con gente de negocios. Salir de la oficina y descansar del trabajo de despacho se agradece, y pasar de los teclados a los apretones de manos y la conversación.

Pero claro, sigue siendo un trabajo, no ocio. Llegar a casa a las 5,30 o 6, que sea de noche, no tengas luz y encima para ir a cualquier sitio haya un atasco descomunal, complica el hacer hueco en la rutina para algo más que trabajar. De momento, veamos si nos apuntamos a un gimnasio con cancha de baloncesto para mantenernos en forma.

Anuncios

3 comentarios en “Trabajo, trabajo

  1. ¿Vas a dar lecciones de tiro también por Ghana? Buena idea, pero procura conocer antes el carácter de los adversarios, que luego, cuando has tirado 20 tiros en un partido y has fallado 0, no todo el mundo lo encaja igual de bien 😉

    Me alegro leerte contento. Cuídate y disfruta. Un abrazote.

    • Jaja, ya he jugado un día y de hecho he acabado con un ojo morado… pero no porque se cabrearan conmigo, fue un accidente 😉
      Supongo que en Trípoli no haya mucha afición al basket… ¿qué hacéis por allí en el tiempo libre?

      • Cuando llegue ya te cuento, de momento seguimos en casa, sin visado, aunque estos días digo yo que ya se moverá algo.

        Allí el deporte rey, o más bien el único, es el fútbol. En disciplinas como el tiro y demás se prodigan bastante, aunque no precisamente en el olímpico 🙂

        Antes del cambio de régimen los becarios salían a correr, iban al gimnasio y echaban pachangas de fútbol con gente local…pero el año pasado no fueron becarios, así que vamos sin referencia ninguna, no sé que nos encontraremos, o más bien, como nos lo encontraremos, ya te contaré, espero a través del blog q pretendo ir escribiendo desde allí 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s