Una de fotos: otra Ghana

Porque una imagen vale más que mil palabras, os dejo unas fotos de fuera de Accra. No todo es el caos, el tráfico y el ruido de la ciudad, para quien tiene algo de tiempo para viajar, Ghana depara lugares con encanto.

image

Islas paradisiacas

image

La presa de Akosombo

image

Terracita sobre el río

image

Así crecen las piñas

image

Anochecer

image

Peces recién pescados

image

Conversación intensa en la playa

image

Naturaleza en estado puro

image

Concierto en la playa

image

Animales urbanos

image

Obruni y bibini

image

Un murciélago destinado a la olla

image

Monos peatones

Anuncios

Una mala semana la tiene cualquiera…

El domingo pasado alguien entró en mi casa mientras dormíamos y se llevó mi ordenador, lo único de valor que había en el salón, fuera de las habitaciones. Fue el comienzo de una serie de días con malas noticias…

Muchas incógnitas rodean el robo, nunca sabremos seguro qué paso, pero lo peor es la sospecha que genera en aquellos que te rodean. El vecino, la chica que limpia, cualquiera pudo dar la información que llevó al robo. Sí, son buena gente, pero no sabemos sus circunstancias reales, si su hermano necesitaba dinero para medicinas o si tenían que pagar el entierro de su tío y decidieron recurrir a financiación ajena.

También hemos descubierto esta semana que tenemos un mes para encontrar un nuevo sitio para vivir el año que viene, ya que no podemos renovar el contrato aquí. Es un gran inconveniente porque aunque la casa no era ningún lujo, sí es un chollo y tendremos que pagar probablemente el doble por cualquier sitio que encontremos. Aquí hay más demanda que oferta.

Por último, y obviando pequeños detalles sin mucha importancia, el otro mal momento de la semana ha sido mi primer accidente de moto. Una persona salió de imprevisto de entre dos coches y se colocó delante de la moto sin mirar. Aunque iba despacio porque estaba en un atasco fue imposible no llevármela por delante. Afortunadamente, aunque los os acabamos en el suelo, no hubo más consecuencias que rasguños, y hasta mi montura acabó bien parada. Si hubiera sido Nigeria, quizás el accidente no habría acabado ahí, pero en Ghana las 20 personas que me rodearon lo hicieron para ayudarme y no para lincharme… jeje.

image

Que en todos los accidentes salga así de ileso...

Pero… aunque ha sido una semana difícil sigo contento, ayer sábado de piscinita y hoy domingo de barbacoa, pin-pon y póker a 30 grados en vez de estar metido en casa en el invierno europeo. Cuando me veáis moreno en Navidad vais a decir que esto de África no parece tan duro 😉

Motorizado

He aquí la máquina del tiempo.

Mi moto Kawasaki

De ahorrar tiempo, me refiero. Dado el tráfico de Accra, la única forma de asegurarme de llegar a algún sitio después del curro es poder colarme entre los coches, subirme a las aceras y saltarme las medianas. Vale, quizá no es la forma más ortodoxa de desplazarse pero a la cabecera del blog me remito: porque esto es África. Al menos no se me ocurriría ir en dirección contraria por carreteras de un solo sentido, como hacen muchos moteros locales…

Esta moto está preparada para cualquier tipo de terreno, lo cual resulta crucial dado el estado de las carreteras y de los arcenes, que no están asfaltados y sí muy bacheados. En España, un inconveniente de ir con la moto a los sitios es qué hacer con el casco. Aquí, de momento ha sido muy fácil: allá donde vas hay algún guarda de seguridad que está encantado de cuidártelo y devolvértelo cuando te marchas.

Superstición

No dejo de sorprenderme con la credulidad y superstición de los ghaneses. No se trata únicamente de que sean muy religiosos, hasta el punto de que el domingo el país se paraliza para ir a la iglesia, o que los taxis y tro-tros (equivalentes a nuestros autobuses) tengan mensajes de tipo religioso escritos. Se trata de que creen en el mundo de los espíritus y la magia.

Tro tro con frases religiosas

De hecho, la religión “moderna” y las creencias ancestrales se entremezclan. Consideran que ir a la iglesia es una forma de mantener alejados a los espíritus que tratan de dañarnos. Cuando una persona entra en trance en la iglesia, lo cual ocurre todas las semanas, es porque los espíritus no pueden estar en presencia de Dios y se rebelan.

Dos ejemplos para ilustrar la superstición local:

  • Una ghanesa de a pie considera que su madre murió por culpa de un maleficio lanzado por un amante despechado, que le hizo enfermar durante años hasta la muerte, y que su prima era una bruja.

Ceremonia de Voodoo

  • Un universitario que trabaja en el mundo de los negocios, afirma que el fundador de Ghana, Kwame Nkrumah, era muy poderoso porque se rodeaba de una corte de sacerdotes y magos que le permitían controlar fuerzas sobrenaturales. La superstición está muy arraigada, no sólo se limita a la gente que no ha tenido la oportunidad de recibir una buena educación.

Por eso esta es una tierra en la que prosperan los charlatanes de todo tipo, capaces de “curar” una cojera, levantar un maleficio, bendecir a quien le de un “donativo”, etc.

Más allá de lo anecdótico, me entristece que esta sea la situación, porque en el fondo hay mucha gente que sufre por estas cuestiones; que se angustia al creerse las chorradas que le cuenta el párroco sobre el juicio final y condiciona su vida en función de ellas; que, siendo pobre, dedica parte de sus escasos recursos a “comprar” un trocito de paraíso para cuando muera. Conviene aclarar que si bien soy ateo convencido, lo que me causa rechazo es la religión organizada y utilizada para manipular, y no las creencias que sobre el sentido de la vida o el origen del universo tenga cada uno. Lo de que haya unos afortunados intermediarios que nos indiquen lo que a Dios le gusta y lo que no… permitidme transmitir mi escepticismo.