El lenguaje corporal: tu mayor aliado o tu peor enemigo

El lenguaje corporal es tan inherente al ser humano que las personas nacidas ciegas utilizan las mismas formas de expresión gestual que el resto de nosotros. Es decir, estamos programados para enviar mensajes con nuestra postura y nuestros gestos. 

 

Los campeones de judo ciegos celebran su victoria con los mismos gestos que los no ciegos

Los campeones de judo ciegos celebran su victoria con los mismos gestos que los no ciegos

Los investigadores demuestran que aproximadamente el 65% de la comunicación es no verbal, lo que incluye la comunicación paralinguística (volumen, tono, inflexión y velocidad de emisión, entre otros elementos) y el lenguaje corporal. Sin embargo, debido a que la comunicación no verbal se desarrolló antes desde el punto de vista evolutivo y se procesa en una parte más antigua del cerebro, es una comunicación más involuntaria y menos consciente que la comunicación verbal.

Nos apoyamos inconscientemente en la comunicación no verbal cuando entra en conflicto con la comunicación verbal, o bien cuando la comunicación verbal puede resultar equívoca. Por ejemplo, la pregunta “¿Qué haces esta noche?” puede tener intenciones muy distintas, por lo que recurrimos a la postura y contacto visual para determinar si la persona es solo curiosa o está sugiriendo una cita.

La comunicación no verbal también es fundamental para determinar la credibilidad de una persona. Por ejemplo, aunque una persona haya preparado una presentación de forma exhaustiva y cuidando el lenguaje, si presenta de forma pobre (inmóvil, en tono bajo y constante), los oyentes tenderán a considerar al ponente como menos capaz.

En este primer post sobre lenguaje corporal, introducimos tres principios básicos: 

  • Al conocer a una persona el primer lugar al que miramos son sus manos. Algo que la evolución ha imprimido en nuestro ADN como mecanismo de defensa evolutivo para comprobar rápidamente si esa nueva persona es amigo o enemigo, en función de si lleva armas o no. Por eso, veremos en otros artículos cómo una postura para causar una buena primera impresión debe incluir manos abiertas y visibles. El segundo lugar al que se dirige nuestra mirada son los ojos y la sonrisa para determinar el estado de ánimo de la persona.
  • Nuestro lenguaje corporal afecta la forma en que los demás se sienten, de dos formas. En primer lugar, los demás perciben inconscientemente nuestro estado emocional a través de nuestra postura y gestos, y en segundo lugar tienden a imitarlos (un buen ejemplo es lo que ocurre con los bostezos). De esta forma, si nuestra postura comunica ansiedad y nerviosismo, las personas a nuestro alrededor inconscientemente se sentirán más inquietos y eso afectará su percepción de nosotros.
  • Algo menos intuitivo es que nuestro lenguaje corporal también afecta la forma en que nosotros mismos nos sentimos, y viceversa. La investigación de Amy Cuddy muestra que asumir conscientemente determinadas posturas tiene efectos fisiológicos. Por ejemplo:
    • Asumir posturas de poder (expansivas y dominantes) incrementa nuestro nivel de testosterona, la hormona de la fuerza y la confianza, y reduce nuestro nivel de cortisol, que es la hormona del estrés.
    • Asumir posturas de debilidad (contraídas y sumisas) tiene el efecto contrario, reduce el nivel de testosterona e incrementa el nivel de cortisol.Este último principio tiene una consecuencia directa: podemos influir en la forma en que nos sentimos adoptando conscientemente determinadas posturas. Por ejemplo, si tenemos cinco minutos de intimidad antes de una ocasión importante como una entrevista de trabajo o una presentación en público, nos ayudará adoptar posturas de poder que generen en nuestro cuerpo un sentimiento de confianza.
      En cualquier caso, queda claro que el lenguaje corporal es una herramienta muy potente para ayudarnos a comunicarnos eficazmente con los demás. En los próximos artículos aportaremos algunas de las claves para utilizar un lenguaje corporal adecuado en distintas situaciones.


      Javier Iglesias

      Pygmalion Branding

Anuncios