El contacto visual: parte de la marca personal

El dicho “los ojos son las ventanas del alma” se corresponde con nuestra forma de actuar: la cara y los ojos son el principal foco de atención durante la comunicación, y actuamos de forma consciente o inconsciente asumiendo que nuestra personalidad se sitúa en algún punto detrás de los ojos.

El contacto visual de un caballero

El contacto visual de un caballero

Como elemento de la comunicación no verbal, el contacto visual es fundamental para escuchar de forma activa, lo utilizamos para animar otros a hablar. En general, durante una conversación el hablante mantiene un menor contacto visual que el oyente. Por eso una buena forma de detectar una audiencia aburrida y desinteresada es observar si existe contacto visual, y viceversa. Para que el hablante se sienta escuchado es fundamental dirigir nuestra mirada hacia su cara, lo cual debemos combinar con otros gestos (como el asentimiento), que revisaremos en otra ocasión.

El contacto visual anima a iniciar la comunicación

El contacto visual anima a iniciar la comunicación

Nuestro estado emocional afecta los patrones de contacto visual que seguimos. No es casualidad que las personas que más confían en sí mismas sean más proclives a mirar a los ojos a los demás, mientras que aquellas más inseguras rehuyen el contacto visual directo. Esto es visto inconscientemente como una actitud sospechosa o de nerviosismo. En la misma línea, cuando existen opiniones enfrentadas, una forma de expresar firmeza es mantener el contacto visual, mientras que mirar hacia otro lado indica mayor predisposición a ceder.

Las estadísticas muestran que actualmente mantenemos contacto visual entre el 30% y el 60% del tiempo cuando estamos conversando. No obstante, para establecer una conexión emocional los estudios muestran que el nivel de contacto visual adecuado se sitúa entre el 60% y el 70%. En definitiva, un contacto visual adecuado sirve para establecer una conexión con las personas que nos rodean, mientras que un contacto visual insuficiente mina nuestra marca personal.

Javier Iglesias Febrero – Pygmalion Branding

Anuncios