Técnicas de storytelling (I): el viaje del héroe

Una buena película puede hacer que nuestro ritmo cardíaco se altere o que atravesemos una montaña rusa de emociones, ¿verdad? Entonces, ¿no será útil controlar esta tensión que genera una buena historia para comunicar nuestro mensaje? En esto consiste el storytelling. De hecho, los estudios confirman que nuestro cerebro genera oxitocina como reacción ante las historias con las que empatizamos, y que esta hormona está directamente relacionada con nuestra predisposición a colaborar.

Por eso, la próxima vez que tengas que presentar una idea en público o que quieras alinear a los asistentes a una reunión para acometer un proyecto, puedes hacerlo mediante una historia que capte su atención. Existen muchas formas de construir una buena narrativa (no en vano esta ha sido la vía de transmitir conocimiento durante buena parte de la historia de la humanidad). No obstante, a la hora de construir historias para los negocios, una de las técnicas más fáciles de poner en práctica es “el viaje del héroe” (en inglés, “the Monomyth“).

El viaje del héroe

El viaje del héroe

Como ejemplo, voy a aplicar esta técnica a la fundación de nuestra empresa, Pygmalion Branding:

  • Paso 1: el mundo ordinario antes del viaje. Cuando estudiaba en la universidad, no daba especial importancia ni a mi imagen ni a lo que estaba comunicando sobre mí hacia los demás. Pensaba que tan solo con “sacar buenas notas” todo iría bien, el mundo apreciaría mis capacidades y acabaría en un buen puesto de trabajo. Al fin y al cabo, ¿no son los resultados lo que importa?
  • Paso 2: comienza la aventura. La posibilidad de estudiar fuera y aprovechar mi buen nivel de inglés me llevó a pasar un año en California. Allí, gracias a que los estudios no exigen tanta dedicación porque están pensados para compatibilizarlos con otras actividades, me decidí a entrar en una fraternidad profesional (Alpha Kappa Psi) a la que han pertenecido varios presidentes de los EEUU, donde desde el principio te exigían saber comunicar quién eres y cómo ibas a aportar algo a la organización.
  • Paso 3: la ayuda, los mentores. Por suerte, los candidatos a entrar en la fraternidad teníamos un comité de varias personas que se dedicaban a ponernos a prueba y ayudarnos a mejorar nuestras habilidades… de hecho, tuvimos que entrevistarnos uno a uno con los 100 miembros de la fraternidad, hacer presentaciones semanales, etc. ¡Mucha práctica!
  • Paso 4: el desafío y la revelación. Al regresar a España, decidí aplicar para mi admisión en un exigente programa de becas del Gobierno, donde menos del 10% de solicitudes eran aceptadas, donde se compite con gente brillante y trabajadora, y donde el ranking final en el máster de negocios condicionaba tus posibilidades de decidir dónde trabajar. Además, yo quería compatibilizar mis estudios con mis intentos de montar un negocio por internet, con el deporte y con mis viajes; ¿cómo lograr seguir el ritmo del exigente programa sin renunciar a todo lo demás? Afortunadamente mis experiencias en USA me permitieron desde el primer día destacar en las presentaciones de trabajos y proyectos y en las entrevistas, lo cual se valoraba enormemente de cara a trabajar representando a España en el exterior. Acabé logrando el primer puesto del máster y gracias a este éxito fui destinado a una de las oficinas más interesantes, lo cual me abrió puertas para el resto de mi carrera.
  • Paso 5: el regreso con el elixir. A lo largo de este camino, distintas personas con la que he coincidido me han pedido ayuda con su CV, con sus presentaciones, para preparar entrevistas, etc. Por ello, me dí cuenta de que podía ayudar a los demás a comunicar con mayor eficacia y a poner en valor sus capacidades. Busqué a socios que complementaban mis conocimientos y decidimos fundar Pygmalion Branding para ofrecer servicios de construcción de la marca personal.

Este esquema del “viaje del héroe” permite construir una historia que capta la atención y mantiene la tensión hasta llegar al mensaje principal. Se puede aplicar a una presentación, a una introducción que utilizar para el networking, o en multitud de situaciones.

Javier Iglesias – Pygmalion Branding

Anuncios