Éxito: talento, suerte y trabajo

Recientemente he leído el libro “Outliers: the story of success” de Malcom Gladwell, en el que se estudia mediante el análisis de una serie de casos los factores que llevan al éxito. Me parece interesante compartir algunas de las ideas principales con vosotros en este artículo.

Caso 1: selección de hockey de Canadá. La gran mayoría de seleccionados son nacidos entre enero y marzo. Desde pequeños, los niños nacidos en enero están en la misma categoría que los nacidos en el resto del año, pero ser algo más mayores les da una ventaja física notable en los primeros años. Estos niños más grandes son seleccionados para grupos de perfeccionamiento, lo que les da la oportunidad de practicar más horas a la semana y con mejores entrenadores. Así, lo que surgió como una ventaja arbitraria (nacer en enero y no en diciembre) se potencia mediante la práctica hasta hacer la diferencia entre el jugador que llega a la selección y el que no.

Javier Iglesias

Caso 2: Bill Gates y la regla de las 10.000 horas. Algunos estudios demuestran que los maestros de cualquier campo (música, programación, deporte, matemáticas, etc.), todos han practicado al menos unas 10.000 horas antes de convertirse en maestros. El autor lo analiza para los casos de Mozart, Los Beattles, e incluso Bill Gates. Este último, indudablemente tiene mucho talento. No obstante, tuvo la suerte de ir a un instituto que compró un ordenador en los 60, cuando ningún instituto tenía ordenadores, así que desde muy joven tuvo la oportunidad de empezar a programar. Luego, resultó que vivía muy cerca de la universidad de Washington, donde había un ordenador libre de 3 a 6 de la mañana, y se levantaba en mitad de la noche para poder programar. Es decir, aprovechó varias oportunidades para acumular más horas de programación que mucha gente en una época incipiente de la informática. ¿Qué tienen en común Steve Jobs, ¨Bill Gates y los fundadores de Sun Microsystems? Todos nacieron entre 1954 y 1956… lo que hizo que cuando aparecieron los primeros ordenadores personales no eran demasiado mayores como para estar ya trabajando con tecnología más anticuada, ni demasiado jóvenes como para no poder permitirse uno.

Javier Iglesias

Caso 3: Los niños genio. Un grupo de investigadores de EEUU realizó un estudio para identificar a superdotados y genios ya en el propio colegio. Eligieron un grupo de más de 1000 niños extraordinariamente capaces. A lo largo de los años hicieron un seguimiento del progreso de estos niños en la vida, con la teoría de que se convertirían en los líderes del futuro. No obstante, se comprobó que el conjunto de esos niños-genio obtuvo resultados normales para cualquier otro grupo de niños: hubo algunos que tuvieron mucho éxito (jueces federales, abogados, políticos, empresarios…), mientras que también hubo grandes fracasos. En conjunto, un grupo ordinario en cuanto a resultados. De hecho, se comprobó que de dicho grupo, los de menos éxito fueron los nacidos antes de una determinada fecha y los de más éxito los nacidos a partir de esa fecha. Esto fue así por el impacto de los grandes eventos del siglo XX, como la Gran Depresión, las dos Guerras mundiales, etc, y el momento de la vida de la persona en que se producían.Genius-kid

A partir de estos y otros casos, se demuestra una tesis que quizás todos intuimos pero que no habíamos visto confirmada: que el éxito de las personas depende esencialmente de tres factores: talento suficiente, suerte en forma de oportunidades, y mucho trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s