Mi nuevo proyecto: Pygmalion Branding

¿Qué es lo que en último término determina el éxito de las personas? ¿Qué tienen en común Steve Jobs, Barack Obama y Richard Branson? ¿Por qué hay personas muy capaces que no avanzan en nuestra pirámide social y otras que llegan a la cúspide sin ser brillantes?

La ciencia muestra que existe una serie de habilidades de tipo relacional cuyo impacto es en realidad mayor que el conocimiento técnico o la inteligencia:

  • Las expectativas de los demás condicionan el rendimiento de las personas e incluso las propias convicciones afectan las posibilidades de alcanzar un objetivo (Pygmalion Effect).
  • Estudiar la amplitud de la sonrisa de las personas permite predecir aspectos como el éxito de su matrimonio o su longevidad.
  • La inteligencia emocional predice mejor el rendimiento laboral que el cociente intelectual.
  • El 55% de la comunicación se produce a través de elementos no verbales como la imagen o el lenguaje corporal, un 38% a través de la entonación y el sonido, y tan solo un 7% a través de las palabras.
  • La primera impresión se produce en menos de un segundo.
  • El lenguaje corporal afecta a la producción de hormonas que controlan nuestro estado mental.

No obstante, la mayoría de las personas nunca entrena estos aspectos que tanto contribuyen a alcanzar el éxito profesional, desde luego no forman parte de la educación que se ofrece en nuestras instituciones. Por eso, cuando nos preparamos para una entrevista de trabajo no solemos pensar en el lenguaje corporal que vamos a utilizar sino en las palabras que vamos a pronunciar. En definitiva, el profesional español medio está muy formado desde el punto de vista técnico pero no ha prestado atención a potenciar las capacidades relacionales esenciales. Contrariamente a lo que a menudo se piensa, este tipo de habilidades se pueden aprender o entrenar.

Pygmalion Branding nace de nuestra inquietud por ayudar a las personas a entender mejor a los demás y a sí mismos. Consideramos la marca personal (o personal branding) como la combinación de nuestra imagen digital y nuestra imagen presencial, y somos un grupo de profesionales que por primera vez aúna las enseñanzas de gurús como Daniel Goleman, Olivia Fox Cabane, Adam Grant o William Arruda para construir un cuerpo de conocimiento que permita a cualquier profesional generar una marca personal acorde con los objetivos que se haya propuesto.

Espero que sea de vuestro interés este nuevo proyecto y ¡gracias por acompañarme en el viaje!

Anuncios

Ghana, un año después

Estimados

Ayer 3 de octubre hice un año en Ghana, así que aprovecho la excusa para volver a publicar, que ya era hora. Me apetece reflexionar sobre lo experimentado en este último año y en el pasado, y extraer, por qué no, algunas ideas sobre temas dispares (no sólo África), algunas de ellas controvertidas y otras obviedades que sin embargo no está de más recordar.

El ser humano tiene una excelente capacidad para la contradicción. Todos sabemos lo corrupta que es África, pero curiosamente creo (aunque no tengo la certeza) que muchas de las personas que se enriquecen mediante la corrupción aquí en realidad no consideran estar haciendo algo malo, a pesar del gran perjuicio que causan a la gran mayoría pobre. Es decir, hay multitud de corruptos que parecen creerse lo que dicen sobre sus propias buenas intenciones. Una paradoja que no alcanzo a entender.

-La medida de ayuda al desarrollo de los países pobres que resultaría más efectiva sería promover la educación sexual y el control de la natalidad. Simplemente con reducir la tendencia a procrear sin tener en cuenta los recursos disponibles para satisfacer las necesidades de los hijos, podría mejorar mucho la calidad de vida de las clases menos favorecidas. Con los mismos recursos cada hijo disfrutaría de una mejor alimentación, sanidad y educación, por lo que tendría más oportunidades, además de que reducir la presión demográfica aliviaría en parte los problemas derivados de la falta de infraestructuras y servicios básicos. Por el contrario, dedicar cantidades ingentes de recursos a construir puentes, escuelas y hospitales tiene un efecto mucho menor del que debería, por varias razones:

  • Muchos de los fondos se desvían a las manos equivocadas.
  • Se emplean cantidades exorbitantes únicamente en gestionar, repartir y controlar las propias donaciones.
  • Es ridículo que estemos financiando las infraestructuras básicas de los países pobres mientras sus dirigentes emplean los recursos públicos para su propio beneficio.

En África hay menos dinero que en Europa pero más sonrisas. No es casualidad que está científicamente probado que las interacciones sociales producen felicidad y satisfacción, mientras que un ambiente excesivamente competitivo y exigente provoca estrés e infelicidad (aunque posiblemente da lugar a mayor productividad y riqueza). ¿Quizás la sociedad ideal sería una en la que las necesidades estén cubiertas pero la prioridad de la población no sea lo material, sino lo humano?

La mejor inversión que puedes hacer es cuidar a las personas con las que interaccionas. Si no lo haces por vocación, hazlo por interés, o lo que es lo mismo, aunque a veces estamos de mejor humor y a veces de peor humor, hacer un pequeño esfuerzo por tratar a la gente bien, suele ser beneficioso para todos. Lo cierto es que, aunque pienses que nunca te podrán devolver un favor, a veces ocurre lo imprevisible y alguien que no te molestaste en conocer mejor tiene en su mano ayudarte. Otra conclusión es que conocer a mucha gente y mantener una relación cordial es una habilidad muy útil en todos los ámbitos de la vida. Por eso es una buena actitud estar disponible, ayudar cuando te lo piden, y buscar activamente formas de ser útil a los demás.

En una organización pequeña, el líder tiene un impacto clave sobre la eficacia del grupo y sobre la motivación, desarrollo y aprendizaje de los individuos. El carácter del líder se convierte en buena medida en la actitud de los demás miembros del grupo. Sin duda un jefe puede potenciar o limitar las capacidades de sus trabajadores.

Cuanto más haces, más energía te queda y mejor la aprovechas. Dicho de otra manera, si dedicas tus días a actividades distintas, tu desempeño es mejor en cada una de ellas. En definitiva, esta diversificación ayuda a ser una persona completa, que cultiva cuerpo y mente, deber y devoción, trabajo y ocio, esfuerzo y recompensa, lo que mejora nuestra motivación y nuestra confianza para cada una de las actividades.

Eso es todo, por ahora 😉

Las relaciones entre hombres y mujeres en África

Este post representa un desafío: tratar de ser políticamente correcto y a la vez describir adecuadamente la realidad.

Quizás hace 50 o 60 años en España las cosas fueran más parecidas a como son ahora en África, pero para un joven con mentalidad moderna (sí, eso va por mi; para todas aquellas que habéis sufrido mis comentarios machistas, después de décadas os confienso que en realidad no eran más que bromas) no dejan de ser siniestras las relaciones entre hombres y mujeres en África.

Image

Por decirlo de manera clara, no solo es que la prostitución esté muy extendida, sino que de hecho la línea que separa la prostitución de las relaciones “normales” es muy delgada y confusa, ya que de hecho muchas mujeres lo que buscan en un hombre por encima de todo es “seguridad” (es decir, dinero). No soy sociólogo pero me atrevo a aventurar que la explicación es sencilla: en África buena parte de la población no tiene cubiertas todas sus necesidades básicas, y como bien indicaría Maslow, no se preocupan por satisfacer necesidades más avanzadas.

Consecuencias prácticas de esta forma de ver las relaciones son:

  • El tamaño importa. El tamaño del coche, de la casa, del reloj de oro… hacen al hombre más atractivo.
  • El hombre es la cartera de la mujer. En occidente nos reímos de los hombres que acaban cargando con el bolso de la mujer… pero aquí todos son carteras con patas, ya que se sobreentiende que una mujer nunca pagará nada cuando vaya acompañada por un hombre. Con independencia de los ingresos de cada uno, aunque se diera el hecho de que ella tuviera mayor capacidad económica.
  • La época de celo dura mientras dura la soltería. Una mujer que no tenga pareja, la está buscando. En Europa las mujeres muestran mucho menos interés por emparejarse que en África.

 

Image

La parte más sexy de un hombre

Dicho esto, más allá de lo económico también hay otras diferencias frente a lo que estamos acostumbrados en España. La infidelidad es muy frecuente, especialmente entre los hombres, y relativamente tolerada. Las mujeres ven aceptable estar con hombres mucho más mayores, no es infrecuente ver parejas que se llevan 15 o 20 años. Y luego está la cuestión del hombre blanco, que en África es rico por definición. Es decir, un buen partido. Las parejas interraciales no  están mal vistas y son habituales.

El (dudoso) atractivo turístico de Ghana

Hacer turismo en Ghana (y en África occidental en general), presenta varios grandes inconvenientes de partida:

  • Las vacaciones europeas coinciden con la época de lluvias de la región, muy mal momento para visitar.
  • Es necesario visado, que sólo se puede conseguir en Madrid.
  • Es necesario vacunarse de unas cuantas cosas, e incluso aun así es probable sufrir problemas intestinales.
  • A pesar de que la distancia a España no es demasiada, los precios de los vuelos son elevados.

Image

Las playas interminables de Axim

Image

Niños curiosos junto a barcos de pesca de madera

 

Por ello, cuando gente muy cercana hace la inversión en tiempo, dinero y preparación para visitarte en un lugar como este, sientes la responsabilidad de que la visita vaya muy bien, de que por un lado se vayan con una buena impresión de cómo es la vida en África subsahariana, y por otro lado disfruten y sufran las menos incomodidades posibles. En definitiva, que merezca la pena.

Y, sin embargo, el atractivo turístico es limitado (es fundamental tener unas expectativas realistas). Para viajes de una semana, el plan habitual es pasar un par de días en Accra (donde, aunque no hay mucho en términos de monumentos, museos o lugares de interés, al menos se disfruta de una oferta de ocio aceptable y de restaurantes variados), y otros días en la parte central y oeste de la costa. Se pueden visitar los famosos castillos donde se encerraba a los esclavos antes de enviarlos a América, un parque natural con unos puentes construidos de árbol a árbol, y unas playas excelentes, si bien con oleaje muy fuerte y no siempre limpias.

Image

Camino a Nzulezo, un pueblo construido sobre un lago

Image

Kakum National Park y sus puentes colgantes

 

Pero como todo viajero sabe, para que un viaje sea memorable es más importante la compañía que las maravillas que te rodean. En Ghana, si te rodeas de gente con el espíritu adecuado, puedes descubrir, aunque sea superficialmente, un estilo de vida tan distinto al que estamos acostumbrado que resulta enriquecedor. Desde mi punto de vista, lo mínimo que te llevarás contigo tras visitar Ghana es lo siguiente:

  • Una buena reflexión sobre las causas y consecuencias de la pobreza.
  • La comparación entre la vida tradicional y moderna (cuando usamos la felicidad como primer criterio de elección, no resulta tan claro qué opción es mejor).
  • Desde luego, aprendes a apreciar cosas que dabas por sentadas. No me refiero únicamente al maravilloso hecho de abrir el grifo y que salga agua, si no también a las actitudes y comportamientos de las personas.

Sólo por este bagaje, merece la pena.

Image

Vistas desde el castillo de esclavos de Elmina

 

Sierra Leona

He tenido la suerte de que mi trabajo me lleve durante una semana a Sierra Leona, ya que de otra manera difícilmente habría podido descubrir uno de los países menos conocidos en Europa y comprobar que, hasta los países menos desarrollados del mundo, tienen su encanto.

Image

El árbol de algondón, punto más emblemático de Freetown

De forma muy resumida, Sierra Leona es un país muy pequeño (menor que Castilla la Mancha en superficie) y uno de los más pobres del mundo. En España, Sierra Leona es tristemente famosa por las barbaridades cometidas en la guerra de hace poco más de una década, de la que no queda más rastro que una pobreza persistente que llega hasta el punto de la malnutrición. De sus seis millones de habitantes, la gran mayoría vive de forma tradicional, sin acceso a agua corriente o electricidad y viviendo de la agricultura. En cualquier caso, el hecho de que la esperanza de vida sea de tan solo 48 años indica la precariedad de sus condiciones.

Image

Sede del Tribunal Especial para Sierra Leona, de la ONU

Image

Tejados de chabolas en Freetown

La capital, Freetown, es mucho más bonita que otras capitales africanas, por su situación entre las colinas y las playas y su centro histórico de tipo colonial. Abunda el verde (más que las carreteras, todo hay que decirlo) y el calor se deja sentir algo menos que en Accra. Además se come bastante bien, especialmente el pescado asado. La gente es muy tranquila: a pesar de que hay aún menos blancos que en Ghana no te atosigan ni en las calles del ajetreado mercado central. Desgraciadamente, la comunicación es bastante difícil ya que en general no se habla apenas inglés (a pesar de que es el idioma oficial), salvo la élite empresarial de libaneses (y algunos indios) que controlan los negocios importantes del país.

Image

Las calles del mercado, con edificios coloniales

Image

Trabajando en la colina con vistas al anochecer de Freetown

Pasé la mayor parte del tiempo trabajando, pero el último día tuve la ocasión de disfrutar de una de las mejores playas de África. El hecho de que el desarrollo económico no haya llegado aún a Sierra Leona tiene como contrapartida que conserva una naturaleza casi virgen, en pleno esplendor.

Image

Playa número 2

Image

Playa número 2

Querido diario…

Hoy gran parte de la ciudad está sin luz, pero yo estoy en un bar de smoothies (o batidos de fruta triturada) que tiene generador, aunque a juzgar por lo que estoy sudando, no suficientemente potente como para alimentar el aire acondicionado.

Hace mucho tiempo que no escribo, por varias razones. Aún estoy esperando a que instalen internet en mi nueva casa, por lo que solo uso el tablet para conectarme. Apenas paso tiempo en casa para sentarme a reflexionar y escribir, estoy demasiado ocupado entre el trabajo y el ocio, ambos abundantes e igualmente satisfactorios. Por último, hasta ahora he renunciado a contaros lo que hago y dejo de hacer, en general mis posts se han limitado a tratar de comunicar aquello que es más diferente y relevante de este mundo tan distinto.

Por eso quizás sea el momento de adoptar un tono más mundano, y contaros a qué me dedico. Veamos:

  • Trabajo de 8 a 4.30 de lunes a jueves, de 8 a 2.30 el viernes. Salvo excepciones cumplimos el horario, así que llego a casa después del trabajo hacia las 5. A veces vamos a comprar desde la oficina al centro comercial nuevo que abrieron hace unos meses, nos pilla cerca y tiene de todo, es como cualquier super europeo solo que algunos productos a precio de oro (y la carnicería aún tiene bastante que mejorar, por ejemplo, empezando a ofrecer carne en buen estado).

    La Oficina

    La Oficina

  • Por las tardes, se nos hace de noche enseguida y además nos cierran las tiendas, así que apenas tenemos tiempo para hacer cosas cotidianas… suelo ir a jugar al billar, a tomar algo con algunos amigos a la zona de más ambiente (Osu), a jugar al baloncesto… es por las tardes cuando más útil resulta la moto para esquivar el tráfico, que es especialmente intenso entre las 5 y las 7.
    Además, a menudo hay entre semana alguna actividad, por ejemplo, conciertos en Alliance Française d’Accra.

    Atongo Zimba en concierto en Alliance

    Atongo Zimba en concierto en Alliance

  • El viernes es el día “de salir”, hay mucho ambiente, así que solemos ir a cenar y después de fiesta, hay locales para todos los gustos: para expatriados, para locales, o un poco más de mezcla, que me gustan más. Se diferencian por lo occidentalizados que sean, ya que aquí puedes encontrar desde algo a la última moda de Londres hasta un local en que un europeo se encuentra más fuera de lugar que un político honrado en el parlamento. Se sale antes y se vuelve a casa antes que en España, lo cual está bien. Como nota negativa, siempre hay algo siniestro en la noche africana… a diferencia de España, la prostitución no está concentrada en determinados puntos a los que acuden los interesados, si no que se da hasta en el local más “exclusivo”.

    Firefly, probablemente el local con más éxito de Ghana

    Firefly, probablemente el local con más éxito de Ghana

  • El resto del fin de semana normalmente acabamos en alguna de las muchas playas de la costa, a veces pasando la noche y a veces yendo y volviendo en el día. Así que claro… ya se va notando el moreno. Pero, en uno de mis arranques de masoquismo habituales me he apuntado a clases de francés los sábados a las 9 de la mañana, por lo que suelo ir con pocas horas de sueño y además limito mis posibilidades de viajar el finde. Pero bueno, ya iba siendo hora de aprender un poquillo de francés…
    Una playa a hora y media de Accra

    Una playa a hora y media de Accra

    Mi fiesta de cumpleaños en casa

    Mi fiesta de cumpleaños en casa

     

    Otra playa cerca de Accra

    Otra playa cerca de Accra

     

En definitiva, no hacemos nada del otro mundo, ni buceo en islas paradisiacas, ni senderismo en paisajes volcánicos, ni asistir a conciertos de la filarmónica de San Petersburgo… pero casi siempre hay algo que hacer y, sobre todo, disfrutamos de la gente que nos rodea, los amigos.

Así que ya han pasado cuatro meses, me quedan once en Ghana y creo que, si bien serán más que suficientes para descubrir todo lo que el país tiene que ofrecer, sabrán a poco en cuanto que lo estoy disfrutando mucho.

¡Hasta pronto!

Reinterpretando el diccionario…

Os lanzo unas reflexiones sobre una de las muchas cosas que es necesario aprender para sobrevivir en Ghana: el verdadero significado de lo que te dicen. Allá donde vayas, las palabras pueden significar, o no, lo que tú esperas… os pongo algunos ejemplos:

Image

Bar local (foto de Javier Vallejo)

 

En el taxi, ante la pregunta, ¿Conoces el restaurante Zion Thai?

  • Respuesta: Sí. Significado: No.
  • Respuesta: Asentir con la cabeza. Significado: ni siquiera he entendido lo que me preguntas, pero sube que eres blanco y seguro que pagas bien. Además, yo no tengo prisa.
  • Respuesta: No. Significado: el taxista no es ghanés. Un ghanés no conoce la respuesta negativa.

En la tienda, ante la pregunta ¿Cuánto cuesta?

  • Respuesta: veinte cedis. Significado: diez cedis.
  • Respuesta: sonrisa. Significado: eres blanco.
  • Respuesta: los tomates están muy caros. Significado: los tomates están muy caros para tí porque eres blanco.
Image

Fruterías locales (foto de Javier Vallejo)

 

En cualquier sitio, ante la frase soy español.

  • Respuesta: me encanta España. Significado: no se donde está España.
  • Respuesta: siempre he querido ir a España. Significado: quiero un visado para cualquier sitio, España me vale.
  • Respuesta: ¿Eres del Madrid o del Barsa? Significado: ¿Eres del Madrid o del Barsa?

Hablando con alguien de quien necesitas algo, ante la pregunta ¿Cuándo estará listo?

  • Respuesta: mañana. Significado: la semana que viene.
  • Respuesta: te llamamos cuando esté listo. Significado: llama y pregunta cuando te canses de esperar.
  • Respuesta: no se, depende, el recambio está llegando. Significado: ja ja ja.

En el restaurante, ante la frase Quiero ensalada con pollo, por favor.

  • Respuesta: no hay. Significado: no hay.
  • Respuesta: Ok. Significado: no hay, pero ya vendré a decírtelo en unos treinta minutos.
  • Respuesta: anotar en la libreta. Significado: te voy a traer cualquier cosa menos ensalada con pollo, chaval.

En definitiva, puedes creer que estás hablando en inglés… pero nunca olvides que una misma palabra puede significar cosas distintas para el que la dice y para el que la escucha. ¡Lo cierto es que si tienes la suficiente paciencia, estas cosas dan lugar a anécdotas muy divertidas!